La archiconocida empresa de conservas Isabel y la peña de Bloguzz, especialistas de marketing online, se han liado la manta a la cabeza, han cogido al toro (aunque en este caso más bien debería decir atún) por los cuernos (...aletas...) y han lanzado una campaña de degustación de su gama "Abrir y listo" de la que soy afortunada participante.

Los que seguís este blog ya sabréis que no suelo escribir posts patrocinados (y que conste que además sólo acepto si me permiten escribir mi opinión libremente), pero esta promoción despertó en un principio mi curiosidad por las siguientes razones:

1. El producto no tiene conservantes ni colorantes y al ser atún es realmente sano, lo cual es una excelente noticia para mi hígado, que tiene muy mal carácter.
2. Últimamente tengo tanto trabajo que hasta necesito negociar conmigo misma un rato para ir comprar agua. Durante las dos últimas semanas mi dieta ha consistido la mayoría de días en cualquier cosa verde que pudiera arrojar a la olla exprés (que, obviamente, está que echa humo). La verdura al vapor es deliciosa y rica en vitaminas y minerales, pero hay un límite a la cantidad que puedes comer sin que se te ponga cara de coliflor.

En resumen, que fui y me apunté a esta promoción, y van y me la conceden y me llega a casa una cesta llena de filetes de atún Isabel. Algo así como las de Navidad pero sin polvorones. Y yo allí con cara de "espero no tener que arrepentirme de esto, que yo de la comida envasada no me fío" y a ratos "ummm... esta cesta tiene grandes posibilidades...".

Bien, elegido el primer filete a catar, el de "con Salsa" (cebolla y zanahoria), como buena cabeza cuadrada que soy me leo hasta el código de barras. Esto sirve para enterarme de que Isabel-Conservas Garavilla S.A. es una empresa certificada como Dolphin Safe por utilizar método de pesca respetuosos con los delfines. Aparte de ser una cosa estupenda para el ecologismo y la gestión de los recursos naturales, como una vez tuve el placer de conocer a un delfín este tema me toca especialmente la fibra sensible. No, no fue en un espectáculo de delfinario, sino en un zoológico, y el delfín me llamó a mí... en resumen, una experiencia que marca un antes y un después. Desde entonces los considero más inteligentes y honestos que muchos primates que comen con cuchillo y tenedor.

Volviendo al atún, abro el envase. ¡Increíble, pone "abrefácil" y es cierto! Dentro hay un envase en plástico al vacío con las instrucciones. Releo las instrucciones, simulo mentalmente y decido que antes de comenzar voy a tostar un poco de pan para acompañar la salsa prometida en el envase. Ahora sí, me lanzo a cocinar el atún, aunque no sé si debo llamar cocinar a una cosa tan simple.

Tras cinco minutos de sartén con un poquito de aceite (2-3 cucharadas) a fuego medio y una tapa para que no salpique, debo decir que el resultado es absolutamente correcto. Curiosamente el atún resulta ser más grande de lo que aparentaba en el envase, y además grueso y bien jugoso con la salsa (un poco dulce, pero estupenda para mojar en pan). Comí muy bien, saciada pero sin el estómago pesado y tuve una digestión absolutamente normal, así que un par de días después probé la variedad "A la Plancha" servida con el jugo de medio limón y me encantó (la próxima vez añadiré además ajo picado y perejil). Quedan por probar los de tomate y tomate y pimiento, pero vista la experiencia vaticino, como dice tito Charlie, relamerme los bigotes de lo lindo.

3 Comments:

  1. Pilar - Lechuza said...
    Hola Noir, desconocía tu blog totalmente!! He estado leyendo alguna de tus entrada y me gusta, si señor!! Me tendras a partir de hoy como asidua visitante.
    un saludo
    Melusina said...
    Tambien a mi me arreglarian vagancias no superadas. Despues de tu critica estoy dispuesta a probar. ¿Lo venden en grandes almacenes? Aprovecho la oportunidad paras enviarte un gran beso de Melusina
    Noir said...
    @Pilar: Muchas gracias! Te he añadido al blogroll de manámaná para estar al día con tus post. Un saludo y felíz Semana Santa :)

    @Melusina: Si es que a veces no tenemos el cuerpo para cocinar, pero eso no quita nuestra obligación de alimentarnos bien. Pues sí, lo venden en supermercados y grandes almacenes. Por cierto que ya probé las demás variedades y el de tomate está especialmente bueno! Besitos.

Post a Comment