Dicen que no hay dos personas que tomen el café, metafórica y realmente, de igual manera. No es sólo que a algunos les guste muy largo de café o simplemente leche manchada de unas gotas de esa maravillosa bebida, es que dependiendo del día y las necesidades los gustos cambian. Los cafeinómanos solemos evitar aquellas cafeterías donde, lo pidas como lo pidas, te lo sirven tal y como sale de la máquina y en que, para colmo de males, normalmente usan las peores posibles y con unas mezclas de café que darían dolores de estómago a una piedra. Por eso me gustan las cafeterías de barrio, donde normalmente la demografía de abueletes es directamente proporcional a la calidad del café o, en el extremo contrario, lugares como Starbucks, donde puedo ponerme hasta las cejas de Blue Mountain con leche de soja o batidos helados de café.

Pero el tema de hoy no trata sobre la calidad y múltiples variedades de café, sino de lo puñeteros que somos algunos a la hora de pedirlo. Probablemente Málaga es una de las capitales mundiales al respecto, porque allí han desarrollado un estupendo método para pedir el café lo más aproximado a tu gusto posible. ¿Expreso o Con Leche? ¡Limitarse a pedir eso allí es de aficionados!

El método es tan científico como sencillo: el vaso o taza se divide formalmente en 9 secciones y el nombre del café va cambiando según más número de secciones son llenadas de café comparadas con el resto de leche. Hay cafeterías y bares en las que tienen expuesta su versión de este sistema para mayor comodidad de los novatos y, como me parece algo tan útil como digno de ser apoyado os dejo aquí una pequeña guía gráfica que he dibujado (enlace a la imagen en formato PDF), con indicaciones en español e inglés (traducción al inglés mía, disculpad las inexactitudes). Recomiendo imprimir y pegar a la puerta de la nevera, especialmente útil a la hora del desayuno o de servir cafés en una comida con invitados en casa. Yo suelo hacerme un Entre Corto... ¿y vosotros? ;)

2 Comments:

  1. Miss Nono said...
    jajaja me ha encantado esta entrada! es más, tenía pensado escribir una similar en mi blog. Tengo serios problemas a la hora de pedir café en Málaga. Algo tan simple como un cortado corto de café en Barcelona, no lo es tanto allí. Genial tu guía, realmente me será de mucha ayuda ;)
    Anónimo said...
    Gracias por la aportacion! Soy de fuera de Malaga (vivo aqui des de hace meses) y siempre me vuelvo loca a la hora de pedir un cafe con leche, nunca me acuerdo y acabo pidiendo un cafe con leche con lo cual siempre me sirven algo que no queria! T___T de verdad mil gracias, me pondre manos a la obra para estudiarlo! Ya no me pasara mas lo de no saber como pedir el cafe fuera de casa!!!

Post a Comment